ATRAS    INICIO    SIGUIENTE

Las esculturas de Eduardo Chillida y de Igor Mitoraj han coincidido en Donostia en verano del 2007. Pero solo a vista de pájaro comparten vecindad el hierro oxidado del Peine de los Vientos y el bronce de los centauros del Paseo de la Zurriola. En medio de estas esculturas titánicas ha transcurrido la vida veraniega de donostiarras y veraneantes, ocupados en deambular por los paseos marítimos de la ciudad y en tomar pintxos cuando cae el atardecer. IGOR MITORAJ EN LA ZURRIOLA, SAN SEBASTIAN

SimpleViewer requires JavaScript and the Flash Player. Get Flash.